09 junio, 2020

El miércoles 3 de junio la provincia de Lleida se vio afectada por una fuerte tormenta de agua y pedrisco de tamaño considerable –de hasta 4 centímetros de diámetro– que provocó daños cuantiosos en 13.381 hectáreas cultivadas en la Plana de Lleida, principalmente en las comarcas del Segrià, el Urgell, la Segarra y les Garrigues. Los mayores perjuicios se han producido en las fincas de fruta dulce a punto de recolectar.

Las especies más afectadas de fruta son la nectarina y la pera, de piel más sensible, seguidas del resto de fruta, con afectaciones de alrededor del 40% y pudiendo llegar en las zonas más afectadas hasta el 100%.

En algunas áreas afectadas también hay daños variables en almendros y en algunos municipios de la comarca del Urgell también han resultado afectados los cultivos de leguminosas y huerta, con daños de hasta el 90%.

Pérdidas en la cereza
La Conselleria de Agricultura ha apuntado que las numerosas lluvias que se han ido produciendo esta primavera han provocado pérdidas muy importantes en el cultivo de la cereza, minoritario en superficie.

En zonas tempranas ya tuvieron pérdidas del 70 al 90% de la producción, y estas lluvias afectarán a variedades y zonas más tardías de producción, con lo cual quedará una campaña con pérdidas elevadas generalizadas de más del 50%, que pueden elevarse hasta el 80% en algunas parcelas.

Tercera granizada de la temporada
Por su parte, Unió de Pagesos ha asegurado en un comunicado que en poblaciones como Bellpuig y Preixana los daños pueden llegar al 100% en todos los cultivos y ha pedido a Agroseguro una «valoración rápida».

Desde Asaja Lleida, su presidente, Pere Roqué, coincide con la valoración de Unió de Pagesos en estas poblaciones y recalca que se trata de la tercera tormenta de piedra de esta temporada en Lleida, aunque la virulencia de la del miércoles «hacía tiempo que en el Urgell no se veía».