016 julio, 2019

Debate sobre los invernaderos climatizados en Francia

La producción de hortalizas ecológicas en un invernadero climatizado, según varias organizaciones francesas, es una completa contradicción, pero según las normas europeas de certificación ecológica, no hay nada de malo. Recientemente los franceses decidieron que seguirá siendo posible producir de forma ecológica en invernaderos climatizados, aunque se implementarán nuevas restricciones.

Dilema
Las normas ecológicas europeas indican que los productores ecológicos deben respetar las estaciones naturales y usar la energía de manera responsable y, si es posible, de forma renovable. Son indicaciones poco claras, y por lo tanto, actualmente más de 40 invernaderos franceses están climatizados y son ecológicos. Además, está aumentando la cantidad de dichos invernaderos, pues la demanda de hortalizas ecológicas en Francia es actualmente mayor que la oferta. Sin embargo, la climatización de los invernaderos ecológicos es una espina para muchos franceses.

La semana pasada, casi 100 parlamentarios escribieron a Didier Guillaume, ministro de Agricultura, para enfatizar su apoyo con una petición en línea iniciada por la organización ecológica francesa FNAB, Greenpeace France y otras organizaciones. En 6 semanas la petición fue firmada por más de 80.000 personas. “Esperamos que nos escuchen el 11 de julio”, comentaron. “Porque no se trata sólo de invernaderos climatizados, también se trata del futuro de la agricultura y la energía en nuestro país”.

Según Philippe Riffared, un productor de invernadero ecológico y copresidente de Grab Bio Center, la vida útil de los productos climatizados es mucho menor y se produce de una manera no sostenible. “No queremos que el consumidor pierda su confianza en la etiqueta ecológica”, comenta, señalando que el uso de CO2 de la producción climatizada es mucho más alto que el de la producción normal. Otros productores señalan que durante el verano, los cultivos no climatizados están siendo apartados del mercado por los tomates de invernadero.

Solo se produce tres meses al año
Por supuesto, también hay otra parte de la historia. Los productores de invernadero intentan explicar la necesidad de la climatización. “Si tuviéramos que dejar de calentar nuestros invernaderos mañana, el consumidor francés tendría que comprar productos españoles en abril y mayo. Sin embargo, nuestra calidad es mucho mejor”, explicó el productor ecológico Jean-Luc Roux a Europe1, quien produce sus tomates con una caldera de biomasa y, por lo tanto, también reduce el dióxido de carbono necesario.

La organización hortícola FNSEA señala que el cultivo en invernadero ayuda a la naturaleza, limita el uso de productos químicos y agua y salva los suelos, y además limita las necesidades de importación de productos de Alemania, Polonia, Israel o Argentina. Explica que renunciar a la climatización cambiaría la competencia dentro de Europa, señalando que actualmente el 78% de los tomates ecológicos franceses son importados.

Didier Guillaume agregó recientemente a los senadores que el Gobierno “no se oponía” a la climatización de los invernaderos en la agricultura ecológica. “Estamos muy en contra de la contratemporada de las frutas y hortalizas”, insistió.

Debate 
Está claro que el debate sobre los invernaderos sin climatización ha aumentado en Francia. La decisión sobre las normas se ha pospuesto dos veces en los últimos 8 meses, ya que no se pudo alcanzar una solución común. Ahora las normas han quedado claras, pues el ministerio de Agricultura anunció que se permitirá la climatización, pero en un horario restringido: no habrá comercialización entre el 21 de diciembre y el 30 de abril de frutas y hortalizas ecológicas producidas en invernaderos franceses climatizados, según el ministerio de Agricultura.

Además, el Gobierno planea imponer el uso de energía renovable para alimentar dichos invernaderos para 2025.

Las respuestas son variadas. “Permitir la venta de tomates ecológicos desde el primer día de primavera equivale a autorizar el calentamiento de invernaderos ecológicos durante todo el invierno a más de 20 grados, el equivalente a 200.000-250.000 litros de combustible por hectárea”, comentó Jean-Paul Gabillard, horticultor y secretario nacional de Fnab.