017 abril, 2019

Clean Works, con sede en Beamsville, Ontario, ha inventado un proceso para lavar frutas y hortalizas frescas sin utilizar agua. Mediante luz ultravioleta y peróxido de hidrógeno vaporizado, la empresa asegura que el proceso de 30 segundos mata el 99% de los patógenos peligrosos. Indica también que aumenta la vida útil del producto hasta un 25%.

El proceso se llama Clean Verification y ha sido validado por el Departamento de Ciencias de los Alimentos de la Universidad de Guelph, una institución líder en agroalimentación.
Clean Works es una joint venture entre Paul Moyer, fruticultor de la región de Niágara que dirige Moyers Apple Products, y Court Holdings Limited, un negocio familiar con mucha historia que se dedica a servicios de fabricación, tecnología y acero.

 berdejo, fruta, frutas, aragón, aragon, zaragoza, mayorista frutas, albaricoque, albaricoque bio, albaricoque ecologico, apricot, albaricoque organico, bio apricot, organic apricot, ecologic apricot, fruta ecologica

Moyers Apple Products fue galardonada en 2017 con el Premier’s Award a la Excelencia en Innovación Agroalimentaria, concedido por el Gobierno de Ontaria. La empresa ha ganado también un premio Ontario Centre of Excellence. Moyer dice que un brote de Listeria en 2014 en las manzanas de caramelo le llevó a empezar a pensar más en la seguridad alimentaria.
“Aunque no nos vimos afectados directamente, desde luego perjudicó a nuestras ventas y supimos que teníamos que encontrar una solución”, comenta Moyer. “Me gusta mucho ofrecer al cliente alimentos buenos y seguros”.
“El agua es el método tradicional de lavado de frutas y hortalizas, y no es una manera particularmente buena de lavarlas”. Explica que el líquido, pese al tratamiento que haya recibido o los productos químicos que contenga, actúa como vector. “Es muy parecido a darse un baño después de otras diez personas. Nuestro proceso supone una manera de pensar totalmente nueva en cuanto al lavado de frutas y hortalizas. Es sencillo, eficaz y no utiliza agua”.

Clean02

El proceso también sirve para esterilizar cajones y recipientes, no solo fruta. Moyer añade que la empresa ha descubierto otras ventajas. Tiene instalaciones en Ontario, así como productores de Sunkist y viticultores en California.

“Conseguimos el doble de vida útil que el estándar de la industria”, afirma. “Estoy convencido de que esto va a ser un punto de inflexión. No importa que estés es un país desarrollado en vías de desarrollo, la seguridad alimentaria es un problema mundial y nosotros tenemos una solución mundial”.