021 agosto, 2019

La cosecha de peras avanza en las principales zonas productoras en España. En Lleida ya se han cosechado las variedades Limonera y Ercolini y casi está finalizando la de Blanquilla, Conferencia, Williams y Bartlett, entre otras, mientras que están empezando a recolectarse las primeras Alejandrinas.

Europa espera cosechar un 14% menos de pera respecto al año pasado según Prgnosfruit. Se prevé que Italia coseche muchas menos peras este año, hasta un 30% menos que el año pasado. Además, Francia espera un 14% menos de peras, Bélgica un 10% menos y Holanda un 6% menos. Por el contrario, España estima una producción un 4% mayor que la del año pasado.

“Puede parecer que España tiene mucha más pera que los demás países pero podría resultar engañoso. Es cierto que en Lleida tenemos una buena cosecha, pero en otras zonas como en Aragón, La Rioja y el Bierzo han sufrido problemas de heladas que han afectado a la calidad de la fruta, por lo que no habrá tanta fruta apta para comercializarse”, explica Xavier Juvillà, gerente de la empresa leridana Viyefruit, productora y comercializadora de pera, manzana y fruta de hueso entre otros productos.

De acuerdo con el productor y exportador, ha habido y sigue habiendo mucha demanda de peras Barlett y Williams. “Ya se han vendido gran parte de las partidas de calidad a muy buenos precios, principalmente a Italia, que está comprando también peras para industria a precios que hacía tiempo que no veíamos.

Por otra parte, los precios de Abate Fetel son astronómicos porque Italia ha tenido un fuerte descenso de producción este año. “Los italianos presionan por comprar Abate Fetel de España en pallots”, indica Xavier.

Para las peras Conferencia, se están cerrando operaciones en campo con precios mínimos entre 50 y 60 céntimos.”Esperamos que este año no pase como con el anterior, en el que se empezó pagando precios muy altos hasta que se estancó el mercado y terminaron por desplomarse con exceso de stocks. Holanda y Bélgica disponen de suficientes volúmenes de Conferencia, por lo que si los precios de salida empiezan muy altos, tanto holandeses como belgas podrían terminar vendiendo en España y ejercer una gran presión sobre la producción española, como ya pasó hace 3 años. Allí han tenido un verano con temperaturas cálidas que ha favorecido la calidad y niveles de azúcar y su pera puede competir muy bien”.